Tag Archives: Vacuna

coronavirus amenaza el rebrote de enfermedades con 80 millones de niños sin vacunar

El coronavirus amenaza el rebrote de enfermedades con 80 millones de niños sin vacunar

La pandemia del Covid- ha impedido la vacunación de cerca de millones de niños en al menos países, tanto ricos como pobres, debido a la interrupción de la prestación de servicios sistemáticos de inmunización.

Así se desprende de datos recopilados por la Organización Mundial de la Salud OMS, Unicef Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Gavi Alianza para las Vacunas y Sabine Vaccine Institute.

Estas organizaciones señalaron este sábado que millones de niños “están en peligro” de contraer enfermedades como la difteria, el sarampión y la poliomielitis, una advertencia lanzada con motivo de la Cumbre Mundial sobre las Vacunas, que se celebrará el próximo de junio en Londres Reino Unido y que reunirá a dirigentes internacionales para tratar de mantener los programas de inmunización y mitigar el impacto de la pandemia sobre los países de bajos ingresos.

Los servicios sistemáticos de inmunización infantil están interrumpidos desde el pasado mes de marzo a una escala mundial que probablemente no tiene precedentes desde que comenzaron los programas ampliados sobre inmunización en la década de . De los países de los que había datos disponibles, en más de la mitad el % se registraron interrupciones entre moderadas y graves o la suspensión total de los servicios de vacunación durante marzo y abril.

“La inmunización es uno de los instrumentos de prevención de enfermedades más poderosos y fundamentales de la historia de la salud pública”, aseguró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien agregó: “La interrupción de los programas de inmunización por la pandemia del Covid- podría paralizar décadas de avances contra enfermedades que pueden evitarse con vacunas, como el sarampión”.

Ghebreyesus instó a los donantes a financiar la alianza Gavi en la Cumbre Mundial sobre las Vacunas porque algunos países vulnerables y los niños necesitan de esos recursos.

MÚLTIPLES RAZONES

Las razones que explican la interrupción de los servicios varían. Algunos padres se muestran reacios a salir de sus casas por las restricciones a los desplazamientos, la falta de información o porque temen infectarse con el virus del Covid-. Además, no todos los trabajadores sanitarios están disponibles debido a las restricciones a los viajes o por haber sido reubicados para dedicarse a las labores de respuesta al coronavirus. En otros casos, hay escasez de equipos de protección.

“Un número sin precedentes de niños en un número sin precedentes de países están ahora protegidos contra un número sin precedentes de enfermedades prevenibles por vacunación”, afirmó el director ejecutivo de Gavi, Seth Berkley, que reiteró que ese avance está “en peligro” por el Covid- porque “existe el riesgo de que reaparezcan enfermedades como el sarampión y la poliomielitis”.

Los retrasos en el transporte de las vacunas agravan esta situación. Unicef ha denunciado el retraso de los envíos de vacunas programados debido a las medidas de aislamiento y la consiguiente disminución de los vuelos comerciales y de la disponibilidad de vuelos fletados. Con el fin de mitigar este problema, esta agencia de la ONU instó a los gobiernos, al sector privado y al sector aéreo, entre otros, a liberar espacio de carga a un coste asequible para poder distribuir estas vacunas salvavidas.

“No podemos permitir que nuestra lucha contra una enfermedad vaya en detrimento de los avances conseguidos a largo plazo en nuestra lucha contra otras enfermedades”, declaró la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, quien recalcó: “Disponemos de vacunas efectivas contra el sarampión, la poliomielitis y el cólera. Aunque es posible que las circunstancias nos obliguen a interrumpir temporalmente algunos esfuerzos de vacunación, las inmunizaciones deben reanudarse lo antes posible, o nos arriesgaremos a que a cambio de un brote mortal aparezca otro”.

CAMILLAS INTERRUMPIDAS

Muchos países han suspendido de manera temporal y justificada las campañas de vacunación a gran escala para enfermedades como el cólera, el sarampión, la meningitis, la poliomielitis, el tétanos, la fiebre tifoidea y la fiebre amarilla, debido al riesgo de transmisión y a la necesidad de mantener el distanciamiento físico durante las fases tempranas de la pandemia del Covid-.

Las campañas contra el sarampión se han suspendido en países, mientras que las de la poliomielitis se han aplazado en . Al menos millones de personas de países de bajos ingresos que cuentan con el respaldo de Gavi están en peligro de dejar de recibir las vacunas contra la poliomielitis, el sarampión, la fiebre tifoidea, la fiebre amarilla, el cólera, el rotavirus, el papilomavirus humano, la meningitis A y la rubeola, debido al aplazamiento de las campañas y a la introducción de vacunas nuevas.

A finales de marzo, ante la preocupación de que las aglomeraciones de personas en las campañas de vacunación pudiesen favorecer la transmisión del Covid-, la OMS recomendó a los países suspender temporalmente las campañas de prevención mientras se realizaban evaluaciones de riesgo y se establecían medidas efectivas para reducir la propagación del nuevo coronavirus.

30% de Pacientes No Detectados Por las Pruebas Actuales

Se estima que las pruebas de diagnóstico actuales de COVID-19 pierden a tres de cada diez pacientes, un margen de error que no está relacionado con su confiabilidad, pero a menudo se explica por un muestreo deficiente.

Esto se denomina “falso negativo”: un paciente infectado cuya infección no es detectada por la prueba. Con la consecuencia de no aislar a una persona contagiosa.

Algunos casos espectaculares han causado una impresión reciente. En Francia, a la niña de 16 años que murió a fines de marzo después de haber sido infectada con el coronavirus se le había dado negativo dos veces, antes de ser finalmente declarada positiva.

“Estos falsos negativos ocurren hasta el 30% de las veces”, dice el Dr. James Gill, profesor honorario de la Escuela de Medicina de Warwick en Coventry, Inglaterra.

“De cada 100 pacientes que analizas, hay 30 que extrañas”, agrega François Blanchecotte, presidente de la Unión Francesa de Biólogos.

Lo que está en cuestión no es la prueba en sí, sino la forma en que se toma la muestra. La sensibilidad de la prueba es “98% cuando muestras correctamente”, dice el Dr. Blanchecotte.

La técnica utilizada, llamada RT-PCR, es un método para amplificar el material genético del virus.

Para esto, debemos ir y encontrar el virus en las secreciones del paciente. La muestra se toma insertando profundamente un hisopo (hisopo de algodón largo) en su nariz. Es en esta etapa que puede tener lugar un manejo inadecuado.

“El hisopo debe empujarse lo suficiente, no solo en la entrada de la nariz”, dijo el Dr. Andrew Preston, de la Universidad de Bath.

De hecho, el virus no está presente en todas partes: para asegurarse de eliminarlo, no debe detenerse en las fosas nasales, sino cruzar las cavidades nasales e ir a tope hasta la parte superior de la faringe. Una manipulación desagradable para quien la sufre, pero que paradójicamente es una garantía de éxito.

“Si el virus no está presente en el hisopo, el resultado será negativo”, insiste el Dr. Preston.

En algunos países, no se toma por la nariz, sino por la boca. “Una vez más, tienes que ir al fondo de tu garganta, no solo al interior de tus mejillas”, dice el Dr. Preston.

Estos requisitos técnicos llevan a algunos expertos a sospechar de las pruebas realizadas en “drive-in”, con el paciente que permanece en su automóvil.

El otro factor de error es el momento en que se toma la muestra.

“La cantidad de virus puede variar según el paciente y la etapa de infección”, dice el Dr. Al Edwards de la Universidad de Reading.

“Incluso con una técnica perfecta, un paciente infectado puede no dar positivo, por ejemplo, muy temprano en la fase de incubación o al final de la enfermedad, cuando la mayoría del virus se ha ido”, concluye.

COVID-19 Ensayo clínico Este Otoño Para Una Vacuna Johnson & Johnson

WASHINGTON  El grupo estadounidense dijo en un comunicado de prensa que había firmado un acuerdo con la Autoridad para la investigación y el desarrollo avanzados en el campo biomédico, que depende del gobierno estadounidense, para invertir mil millones de dólares para este propósito.

J&J comenzó a trabajar en enero en la vacuna experimental, Ad26 SARS-CoV-2, utilizando la misma tecnología que utilizó para desarrollar una vacuna candidata contra el ébola. 

Esta tecnología combina el virus del resfriado común incapaz de replicarse con fragmentos de Covid-19 en un intento de provocar una respuesta inmune en humanos. 

“Hemos probado varias vacunas candidatas en animales para seleccionar la mejor. Tomó 12 semanas “, dijo a la AFP el científico jefe de J&J Paul Stoffels. 

Aunque nunca ha habido una vacuna efectiva contra un virus de la familia de los coronavirus hasta ahora, él cree que puede hacerlo esta vez, porque el equipo que trabaja allí es el mismo que había desarrollado una vacuna candidato para SARS en 2002-2003. 

Su trabajo se detuvo cuando la epidemia fue controlada, después de casi 800 muertes. 

“La pregunta es si proteger contra la infección o una forma grave de la enfermedad”, dijo Stoffels. “Para muchas enfermedades, como la gripe, cuando se vacuna anualmente, es para proteger contra la forma grave, no siempre contra la infección”. 

Johnson & Johnson dijo que está expandiendo su capacidad de fabricación global, en los Estados Unidos y en otros lugares, para ayudarlo a entregar más de mil millones de dosis de su vacuna en todo el mundo. 

La compañía también está trabajando en tratamientos antivirales para el coronavirus. 

Por su parte, la compañía farmacéutica estadounidense Moderna ya está realizando ensayos clínicos para su vacuna candidata, al igual que el grupo chino CanSinoBIO. 

Todavía no existe una vacuna o tratamiento aprobado para Covid-19. 

Se están estudiando varios tratamientos, como el remdesivir antiviral, la cloroquina antipalúdica y su derivado hidroxicloroquina, pero su efectividad aún no está clara. 

Grupos farmacéuticos y laboratorios de investigación de todo el mundo se han embarcado en una carrera contra el reloj para desarrollar tratamientos y vacunas contra Covid-19, utilizando una variedad de nuevas tecnologías.

error: Content is protected !!