la crisis en los Estados Unidos el dólar sigue siendo el rey

La onda expansiva del coronavirus ya ha arrojado a la economía estadounidense y a millones de desempleados de rodillas, pero estas estadísticas preocupantes no han hecho, hasta la fecha, que el dólar se tambalee. La moneda estadounidense, por el contrario, muestra una forma insolente.

El índice del dólar, que mide el valor del dólar frente a una canasta de otras monedas, ha aumentado en más del 6% en comparación con su nivel más bajo del año, alcanzado a principios de marzo. Contra el euro, el dólar ha ganado alrededor del 3,5% desde el 1 de enero.

El aumento de la moneda estadounidense se debe principalmente a su estatus como la moneda más solicitada en el mundo. En tiempos de crisis, donde los inversores buscan inversiones seguras a toda costa, esta posición se fortalece.

Kit Juckes, jefe global de estrategia cambiaria en Société Générale, habla a este respecto del “privilegio exorbitante del dólar”.

“Siempre hay mucha gente que quiere ganar muchos dólares”, dice Juckes. “Mientras este sea el caso, será posible activar la imprenta sin debilitar realmente la moneda”.

Es por eso que las múltiples intervenciones del Banco Central Americano (Fed) en las últimas semanas, destinadas a garantizar que circule suficiente liquidez en el mercado, no han debilitado realmente al dólar.

“Las medidas de la Fed para facilitar la disponibilidad y el acceso al dólar en todo el mundo han, en el mejor de los casos, desacelerado la tasa a la que se aprecia el dólar”, dijo Joe Manimbo, de Western Union. “Pero la demanda de refugios seguros en el clima actual es más fuerte que las acciones de la Reserva Federal”.

Otra razón para el atractivo de la moneda estadounidense: la necesidad apremiante de negocios en efectivo, con la caída de sus ingresos en un contexto de crisis.

Dado que el dólar es, con mucho, la moneda más negociada en el mundo en las transacciones diarias en el mercado de divisas, su estado se consolida.

Es por eso que la Fed anunció a mediados de marzo que facilitaría los intercambios de divisas con varios otros bancos centrales para que estos últimos puedan aumentar sus reservas de billetes verdes.

Esta demanda de dólares es particularmente notable en los países emergentes, donde una gran parte de la deuda está en dólares, recuerda Juckes. “No todos podrán sobrevivir fácilmente”, advierte el experto.

El aumento del dólar frente al euro puede, por su parte, explicarse por “la ausencia de una respuesta fiscal coordinada en la zona euro”, que pesó sobre la moneda única, subraya Daniel Katzive, de BNP Paribas.

Según él, la moneda estadounidense también ha aprovechado el colapso desde el comienzo del año de los precios del petróleo, cotizados en dólares, para apreciarse fuertemente frente a monedas como el rublo, la corona noruega o el dólar canadiense. relacionado con el oro negro

Antes de la pandemia, el dólar ya se movía a un alto nivel, beneficiándose de la forma olímpica de la economía más grande del mundo, cuyas luces se veían verdes.

Esta situación irritó profundamente al presidente Donald Trump, quien consideró que un dólar sobrevaluado hacía que las exportaciones estadounidenses fueran demasiado caras y, por lo tanto, menos competitivas, en medio de una guerra comercial con China.

Si esto aún no se ha materializado, algunos observadores creen que la agitación causada por el nuevo coronavirus podría reorganizar las cartas.

Supremacía del dólar

“La cuestión de la supremacía del dólar surgirá en las próximas semanas”, predice Kathy Lien, de BK Asset Management.

“Los inversores compraron dólares apostando a que el resto del mundo se vería afectado por la recesión por más tiempo que Estados Unidos, porque una recuperación global es imposible sin una recuperación estadounidense”, dijo.

“Si esto es parcialmente cierto, los datos se han deteriorado durante varias semanas para muchos países. En los Estados Unidos, apenas estamos comenzando a ver el impacto de COVID-19 en las estadísticas nacionales y, en algunos casos, estas cifras aún no están actualizadas ”, dijo la Sra. Lien.

Los datos del viernes que muestran un fuerte aumento en la tasa de desempleo al 4,4% en marzo (frente al 3,5% en febrero), por lo tanto, solo tienen en cuenta la primera parte del mes, antes de la implementación de medidas de contención, el innumerables cierres y oleadas de despidos en todo el país.

Una recesión prolongada en los Estados Unidos podría, a largo plazo, debilitar al dólar.

Facebook Comments Box
error: Content is protected !!