Coronavirus Vacuna Contra la Tuberculosis

La vacuna contra la tuberculosis, posible aliado inesperado

En la desesperada búsqueda de remedios contra el Covid-, cualquier noticia positiva arroja una luz de esperanza, aunque muchas estén lejos de haber sido científicamente demostradas. Es el caso de las que en los últimos días vinculan a la vieja vacuna BCG contra la tuberculosis, muy barata y segura, con una menor incidencia de la enfermedad por el nuevo coronavirus. En España dejó de suministrarse hace muchos años, al bajarse de los niveles de infección tuberculosa que aconsejan mantenerla en el calendario vacunal.

Uno de los estudios, publicado el pasado de marzo en Medrxiv, lo firman seis científicos del New York Institute of Technology. Como otros que han proliferado con esta pandemia carece de revisión por pares, por lo que hay que ponerlo, valga la expresión, en cuarentena. Sostienen estos expertos que la diferencia en el impacto del Covid- entre los diversos países puede explicarse parcialmente por su política respecto a la administración, durante la infancia, de la vacuna del bacilo Calmette-Guérin BCG, que ofrecería una amplia protección no solo frente a la tuberculosis, sino frente a otras infecciones respiratorias. La vacuna BCG se mantiene en buena parte de Latinoamérica, África, Asia, India y en general en países menos desarrollados. En España dejó de administrarse incluso en las comunidades con mayor incidencia, como Galicia, siendo el País Vasco la última autonomía en retirarla de su calendario vacunal infantil.

Compararon un gran número de países con políticas de vacunación BCG con la morbilidad y mortalidad por Covid-. Descubrieron que los países sin políticas universales de vacunación con BCG Italia, Países Bajos, Estados Unidos se han visto más afectados en comparación con los países con políticas de BCG universales y de larga duración. Los países que tienen un comienzo tardío de la política universal de BCG Irán, tuvieron una alta mortalidad, en consonancia con la idea de que la vacuna BCG protege a la población de ancianos vacunados. También descubrieron que la vacuna BCG redujo el número de casos reportados de Covid- en un país. La combinación de reducción de la morbilidad y la mortalidad hacen que la vacuna BCG sea una nueva herramienta potencial en la lucha contra la Covid- , concluyen.Quienes defienden esta teoría ponen como ejemplo la baja mortalidad por Covid- en Japón, donde la vacuna BCG se aplica de forma universal desde y ha habido pocos fallecidos con escasas restricciones de movimientos, mientras que en Irán, se administró universalmente mucho más tarde, a partir de .

Resulta especialmente intrigante la comparación entre países que comparten frontera, como España frente a Portugal y Reino Unido e Irlanda. En los segundos países, con menos casos, se ha mantenido más tiempo la vacunación contra la tuberculosis.

Esta investigación recalca también la diferencia en la incidencia del coronavirus entre la Europa occidental y del este, bajo la influencia soviética hasta la década de los . Esos países tuvieron una política de vacunación universal por tuberculosis durante el dominio de la Unión Soviética. luso los lander alemanes del este, detrás del telón de acero hasta la caída del muro de Berlín a finales de , registran menores cifras de Covid-, según las estadísticas del Instituto Robert Koch.

África subsahariana, donde se administra la vacuna BCG, es la región del mundo con menor incidencia de Covid-, pero eso podría explicarse por otros factores, como la baja densidad de población y la estructura de la pirámide de población, con un alto porcentaje de jóvenes y bajo de ancianos, o también por escasos registros por falta de test masivos.

En Australia ha comenzado un ensayo clínico con . sanitarios para averiguar si la vieja vacuna que inmuniza contra el bacilo de Koch les puede proteger también contra el Covid-.

Otro preprint sin revisión por pares, firmado por cinco científicos de la prestigiosa Escuela de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, subraya también que se ha demostrado en el pasado el poder no específico de la vacuna BCG para proteger a las personas frente a otras infecciones, además de la tuberculosis. Los autores del estudio, que admiten sus limitaciones por el diferente progreso cronológico de la pandemia en los diferentes países y por el escaso número de test en muchos de ellos, apunta a que la mortalidad es hasta . menor en los países con BCG, y urge a que se realicen estudios prospectivos, particularmente en países menos desarrollados, para comprobar si esta correlación entre la vacuna BCG contra la tuberculosis responde a la causalidad o a la casualidad.

Facebook Comments Box
error: Content is protected !!